Seleccionar página

Yo pensé que a todos les gustaba aprender, pero me equivoqué.

Recientemente, he coincidido con varias personas reacias a aprender. Creo que se sienten cómodas con lo que ya saben y no quieren enfrentarse a la idea de que pueden estar equivocadas o que hay cosas que no saben.

La actitud del aprendizaje continuo es crucial para el crecimiento personal y profesional. De hecho, la mayoría de los avances en la historia humana han sido posibles gracias a personas que se han mantenido curiosas, han cuestionado lo establecido y han buscado nuevas soluciones. Así que estar abiertos a aprender no solo nos enriquece como individuos, sino que también nos permite contribuir de manera más significativa al mundo que nos rodea.

Resistencia al aprendizaje

Sin embargo, hay quienes muestran una resistencia al aprendizaje, manifestada a través de actitudes como:

  1. Mente cerrada: Se niega a considerar nuevas ideas, perspectivas o conocimientos.
  2. Dogmática: Se adhiere firmemente a creencias o doctrinas sin disposición de cuestionarlas o considerar otras posibilidades.
  3. Ignorante: No implica necesariamente falta de inteligencia, sino falta de conocimiento o negativa a adquirirlo.
  4. Estancada: Estado de estancamiento intelectual, sin buscar nuevas experiencias, conocimientos o perspectivas.
  5. Obstinada: Actitud terca y persistente en mantener creencias preexistentes o rechazar la adquisición de nuevos conocimientos.

Estas actitudes reflejan una negativa a considerar nuevas ideas o perspectivas, a adquirir conocimiento y crecer. Es como si piensan que ya han aprendido todo o lo suficiente. Ahora, si lo supiesen todo…

 

La vida de alguien que lo sabe todo

He reflexionado sobre ¿Cómo sería la vida de alguien que lo sabe todo?🤔

  • No se riera de los chistes, porque ya los sabe.
  • ¿Una pandemia mundial de repente? No le asombra, ya sabía que sucedería.
  • Una película/serie top, de 5 estrellas, no la disfruta porque ya anticipa cada evento de la trama, así que nada le toma por sorpresa
  • Viaja y no se asombra ante las maravillas del mundo, es más, ni toma fotos para el recuerdo, ¿Para qué? Si ya sabe como son todos los lugares.
  • Relaciones interpersonales, si ya conoce todo de alguien, ¿Cómo disfrutaría de su compañía? Si cada cosa que le va a decir, la sabe, se aburriría de conversar con esa persona o fingiría interés.
  • No necesitaría estudiar para un examen, y en ocasiones no sentiría la adrenalina de dejarlo para última hora.
  • En su cumpleaños, si sus amigos le hacen una fiesta sorpresa, al llegar al lugar les dice “Ya sé que están ahi, salgan.”
  • ¿Pedir consejos? O ¿Ir al psicólogo? Ni sabe para qué existe esa profesión, pues sabe perfectamente cómo manejar sus emociones y tomar buenas decisiones.
  • Alguien obtiene un reconocimiento o logro, y piensa “Más bien se tardó en conseguirlo.”

¡Menuda locura! Una vida terrible, la verdad. Esto me recordó al cuadrante del saber, algo que aprendí en filosofía. Es un modelo que describe diferentes estados de conocimiento y conciencia.

Cuadrante del saber

El cuadrante del saber, también conocido como La Ventana de Johari, se compone de las siguientes categorías:

  1. Sé que sé (Conocimiento explícito): Representa el conocimiento que una persona es consciente de poseer. Por ejemplo, sabes cómo dibujar y sabes que lo haces muy bien.
  2. Sé que no sé (Conocimiento implícito): Se refiere a la conciencia de que hay cosas que uno no sabe. Por ejemplo, sabes que no sabes cocinar.
  3. No sé que sé (Conocimiento intuitivo): Conocimiento que una persona tiene pero del cual no es consciente. Por ejemplo, eres muy buena en matemáticas y resolviendo problemas, pero no te das cuenta de que no todos pueden hacerlo con la misma facilidad que tú.
  4. No sé que no sé (Ignorancia inconsciente): Representa la falta de conocimiento o conciencia de algo que una persona ni siquiera sabe que no sabe. Por ejemplo, si nunca has oído hablar de un instrumento musical específico como el Daxophone o el arpa láser y no sabes que existen (De verdad esos instrumentos existen).

¿Y esto para qué me sirve?🤷‍♀️

  1. Nos ayuda a comprender que el conocimiento no se limita a lo que sabemos conscientemente.
  2. Nos recuerda la importancia de ser humildes y reconocer que siempre hay más por aprender.

De hecho, cambié un poco el cuadrante para hacerlo más realista. Al reconocer los diferentes estados de conocimiento, podemos ser más conscientes de nuestras fortalezas y debilidades y buscar activamente oportunidades para expandir nuestro saber. 

Beneficios del aprendizaje continuo

  • Crecer en todos los aspectos de la vida y desarrollar nuestro potencial.
  • Ampliar nuestra comprensión del mundo y desafiar nuestras suposiciones.
  • Adquirir nuevas habilidades y explorar diferentes perspectivas.
  • Mantenernos actualizados y adaptarnos a los cambios constantes.
  • Enfrentar nuevos desafíos con confianza, flexibilidad y tomar decisiones informadas.
  • Descubrir nuevas pasiones y fortalecer nuestras habilidades existentes.
  • Mantenernos mentalmente activos y estimulados, lo cual es crucial para una vida plena y satisfactoria.

En fin, el aprendizaje continuo es un viaje que nunca termina. A medida que aprendemos nos damos cuenta de todo lo que hay por descubrir. Para mí es un recordatorio constante de humildad frente al vasto universo del conocimiento y me inspira a seguir explorando, cuestionando y aprendiendo.

 

Chévere, necesito aprender peeero…

  1. “No tengo tiempo”: Tenemos tanto por hacer que puede ser difícil encontrar tiempo para aprender. ➡️ Prioriza tu tiempo y establece rutinas de estudio. Aprovecha momentos cortos (Como en el transporte o en los descansos) para aprender en pequeñas dosis.
  2. “No me anima”: ➡️ Encuentra formas de mantener el interés, como eligiendo temas que te apasionen, buscando compañeros de estudio y/o unirte a comunidades de aprendizaje donde se apoyen mutuamente.
  3. “Hay demasiada información”: El exceso de información abruma, lo sé. ➡️ Aprende a filtrar y seleccionar fuentes confiables. Organiza tu aprendizaje dividiéndolo en pequeñas metas y enfocándote en una cosa a la vez.
  4. “¿Y si no me gusta/no entiendo?”: El aprendizaje implica probar cosas nuevas y enfrentar desafíos. ➡️ No temas equivocarte, son oportunidades para aprender. Recuerda que estás creciendo, celebra tus logros, incluso los más pequeños.

Recuerda que el aprendizaje continuo es un proceso personal, cada quien enfrenta desafíos únicos. Lo importante es perseverar, adaptarte y encontrar los métodos que te funcionen. ¡No te desanimes y mantén tu sed de conocimiento viva!

¿Cómo empiezo?

Acá algunos consejos para fomentar el aprendizaje continuo en tu vida:

  1. Lee ampliamente: Dedica tiempo a la lectura de libros, artículos y otros recursos relevantes para tus intereses y metas. Explora diferentes géneros y temas para ampliar tu conocimiento y perspectivas.
  2. Toma cursos en línea: Aprovecha la amplia oferta de cursos en línea en plataformas educativas y adquiere habilidades específicas enseñadas por expertos.
  3. Comunidades de aprendizaje: Únete a comunidades que compartan tus intereses y metas. Participa activamente en foros, intercambia ideas y aprende de las experiencias/conocimientos de los demás.
  4. Busca mentores: Identifica personas con experiencia en áreas que te interesen y busca su orientación y consejo.
  5. Establece metas de aprendizaje: ¿Por qué y para qué quieres aprender? Define metas claras y realistas para tu aprendizaje. Establece hitos y plazos para mantenerte enfocado y motivado en tu proceso de crecimiento personal y profesional.

Si abrazas el aprendizaje continuo, abres la puerta a nuevas oportunidades, conexiones significativas y un mayor sentido de propósito en la vida. Atrévete a descubrir. Como dijo una profe a quien admiro, “Lo peor que puede pasar es que aprendas algo nuevo.”

¿Tú aprendiste algo hoy?😀