Seleccionar página

Hace unas semanas terminé el curso gratis de marca personal de Platzi, enseñado por Freddy Vega, su CEO. Aparte de que me parece increíble la producción, su manera de enseñar y los recursos, me encantó una frase que dijo “este es un curso de ti, de la mejor versión que vas a construir”🚀, porque rescato que:

  1. Tengo que trabajar en mí,
  2. Es posible tener una mejor versión,
  3. Es un proceso largo, porque sí, construir requiere mucho tiempo, tal como la construcción de un edificio.

Entonces cuando vi todas las cosas que tenía que hacer en pro de la marca, me entró el síndrome del impostor + parálisis por análisis + procrastinación y algunas cosas más, pensé en todo lo que necesitaba para empezar y no le vi fecha cercana de inicio, peeeeero, me di cuenta que podía comenzar a hacer cosas sencillas desde ese mismo día, como por ejemplo hablarme💬.

Niveles de Comunicación

¿Hablarme cómo? En la comunicación existen diferentes métodos para clasificarla. Uno de ellos muy popular es la clasificación de J.Miller, quien divide la comunicación en niveles que dependen de la cantidad de personas involucradas y la distancia física entre emisor y receptor. Estos son:

  1. Comunicación intrapersonal: una persona, no hay distancia.
  2. Comunicación interpersonal: dos o más personas, cercanía.
  3. Comunicación grupal: grupo reducido de personas, distancia física reducida.
  4. Comunicación Pública: grupo mayor de personas, distancia física relativa.
  5. Comunicación masiva: grupo elevado de personas, gran distancia física.

Comunicación Intrapersonal

Al momento de emplear tu marca personal, tu mensaje irá desde la comunicación interpersonal (de ti al menos una persona) hasta la comunicación masiva (de ti a muchas personas). Pero aquello que transmitas dependerá mucho de la comunicación que tienes antes contigo misma, es decir la comunicación intrapersonal💭. Esta no se refiere exclusivamente a hablar sola, también sucede cuando:

  • Te miras en el espejo y piensas/dices algo sobre lo que ves.
  • Cantas,
  • Te quejas,
  • Sueñas despierta,
  • Escribes un diario,
  • Haces una lista de pendientes,
  • Memorizas algo en voz alta,
  • Haces un cartel para recordarlo constantemente,
  • Te repites un mantra como “Puedo con esto” en momentos importantes donde los nervios atacan,
  • Te preguntas ¿Dónde dejé el teléfono?
  • Y más.

Al hacer esto, estás comunicándote contigo misma, teniendo una comunicación intrapersonal. En esas conversaciones, ¿Qué te dices? ¿Qué emociones predominan? Si pudieses duplicarte y ser tu amiga, ¿Te gustaría esa compañía? Piénsalo un momento.

Ahora, independientemente de lo que pienses de esas conversaciones es importante reconocer que siempre pueden mejorarse, al igual que las de los otros niveles. Normalmente no nos detenemos a pensar qué estamos pensando de nosotras mismas y por qué, lo hacemos por inercia, el hablarnos sin cuestionarnos, ya sea mal o bien.

Pero un punto a nuestro favor, es que al comunicarnos intrapersonalmente tenemos feedback inmediato. ¡Así es! Las emociones que le siguen a esas conversaciones son un gran indicador. Por ejemplo, si voy a un lugar y hay mucho tráfico, pienso en tono queja “Qué fastidio, llegaré tardísimo”, el sentimiento que tengo inmediatamente es de molestia o ansiedad, entonces reconozco que lo que me dije no contribuyó en nada.

Diversos estudios afirman que la comunicación intrapersonal es terapéutica y efectiva, de hecho hay algunos ejercicios en las terapias psicológicas que promueven esto, como el de la silla vacía, o el de escribir una carta a ti misma. Algunos de los beneficios de una buena comunicación intrapersonal son:

  • Aumento del autoestima
  • Mejor gestión de las emociones
  • Incremento en la capacidad de análisis y reflexión
  • Mayor atención y concentración
  • Etc.

Al menos una porción de todo eso, no caería mal, ¿Verdad? Veamos algunas maneras🤩

5 formas de conversar mejor contigo misma

A continuación 5 hábitos que puedes incorporar desde hoy para mejorar la comunicación intrapersonal. Estos son sólo algunos, ¿Tienes alguno que te funcione? Déjalo en los comentarios👇

  1. Meditar diariamente.
  2. Escribir un diario o hacer journaling.
  3. Autoevaluarse frecuentemente.
  4. Establecer metas.
  5. Cuidar el lenguaje corporal para contigo misma, ejemplo postura correcta.

3 filtros de Sócrates

Filtro socrático

Hay una lección de Sócrates muy valiosa, conocida como “Los 3 filtros de Sócrates”. El ejemplo de la historia está basado en una conversación interpersonal, pero también es aplicable en este aspecto. Antes de decirte/pensar algo, fíltralo 3 veces y pregúntate: ¿Es cierto? ¿Es bueno? ¿Es útil?

Sí hay mucho tráfico, ¿Es cierto? . ¿Es bueno? No, es malo para mí, porque puedo llegar tarde. ¿Es útil? No, porque al quejarme no desaparecerá el tráfico mágicamente. Una alternativa puede ser, “Hay mucho tráfico, y probablemente llegue tarde pero puedo utilizar este tiempo para leer/organizarme/repasar/etc. Para que no suceda de nuevo tomaré X medidas”.

Comencé a mejorar mis diálogos intrapersonales escuchando diariamente el episodio de un podcas con autoafirmaciones positivas, me parecía una tontería, pero vi la diferencia en el resto de mi día, ha impactado en los niveles restantes de la comunicación. Te lo dejo abajo por si quieres intentar el ejercicio 👇

¿Cómo van tus diálogos intrapersonales? 🤔

¡Gracias por llegar hasta aquí!🙌

1 Comentario

  1. Me encantó! En especial los 3 filtros de Sócrates, me hace pensar que esas 3 preguntas deberíamos hacérnosla más a menudo en nuestro diálogo interno, para mejorar lo del Síndrome del impostor.

    Gracias por compartir excelente escrito

    Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 ilustraciones con enseñanzas aplicables HOY | adrianab - […] de escucharle le hizo estas tres preguntas para ver si valía la pena lo que iba a escuchar. En…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *